Saltar al contenido
Cosmética Natural Silvia

CÓMO HACER GEL Y POLVO DE ALOE VERA PURO CASERO Y CÓMO CONSERVARLO

Gel y polvo de aloe vera caseros.

Vamos a aprender a hacer gel y polvo de aloe vera puro casero y natural, y cómo conservarlo, así que de esta manera vamos a aprovechar toda la hoja ó penca del aloe vera.

En cuanto a las propiedades y usos del aloe vera me remito a otro artículo que escribí en mi web: 12 PROPIEDADES Y USOS DEL ALOE VERA.

Abordaremos la siguiente información:

1.- Cómo preparar gel de aloe vera puro casero y conservarlo.

2.- Cómo hacer polvo de aloe vera puro casero y conservarlo.

3.- Posibles maneras de utilizar el gel y el polvo de aloe vera puro casero que hemos preparado.

1.- Cómo preparar gel de aloe vera puro casero y conservarlo.

1.- Primero lavarse bien las manos y desinfectar todo los utensilios que vayamos a utilizar (para ello los lavaremos bien con agua y jabón, luego los rociamos con alcohol y dejaremos evaporar este alcohol). Una vez evaporado y seco todos los utensilios, nos lavaremos las manos y podremos empezar con la elaboración.

2.- A continuación debemos cortar las hojas ó pencas que vayamos a utilizar, teniendo la precaución que sean de una planta ecológica (libre de pesticidas y productos químicos) y que tenga más de tres años para que posea todos sus principios activos ó propiedades. Para ello cortaremos las hojas de los extremos que serán las más longevas, teniendo cuidado de no pincharnos con los pinchitos que tiene en los extremos de las pencas. En mi caso he cortado tres pencas grandes.

Tres pencas de aloe vera cortadas.

3.- Luego debemos extraer la aloína, que es esa sustancia amarilla y viscosa que desprende al cortarla, ya que puede ser tóxica para muchas personas (aunque hay personas a las que no les perjudica, y la utiliza como uso interno contra el estreñimiento como laxante), pero nosotros para asegurarnos que todo lo que queda es beneficioso se la quitaremos, y así nos curamos en salud.

Para extraer la aloína es tan fácil como que una vez lavada bien la hoja bajo el chorro de agua limpia, la meteremos en un jarro con agua durante 24 horas. Yo además le corto el filito de la hoja donde se encuentran los pinchos, para ayudar a que salga mejor la aloína, teniendo cuidado de cortar sólo el filito y no esperdiciar parte de la hoja. Y durante estas 24 horas le cambiamos mínimo dos veces el agua, a mí me gusta cambiarla de cuatro a cinco veces, y así veremos que la última vez ya estará el agua muy clarita y no suelta aloína.

Cortando los filitos del aloe vera para ayudar a extraer la aloína.
Cortando los filitos del aloe vera.

4.- Extraída ya la aloína, haremos nuestro gel, para ello cortaremos cada hoja ó penca en pedazos más manejables de unos 10 cms más ó menos (la medida del corte es orientativa, lo importante es que sea un pedazo que puedas manejar bien), y le pelaremos la parte verde de uno de los lados (no tiraremos esta parte verde exterior, ya que con esto luego haremos el polvo, asi que lo reservamos a parte de momento). A continuación pondremos el pedazo sobre un plato ó recipiente y le haremos unos cortes en la pulpa para poderla extraer mejor, y nos ayudaremos con una cuchara grande para raspar y extraer la pulpa.

Cortando las pencas a trozos para hacerla más manejable.
Cortándola a trozos.
Pelando ó extrayendo la capa más verde externa.
Extrayendo la pulpa o gel con ayuda de una cuchara grande.
Extrayendo la pulpa ó gel.

5.- La pulpa ó parte blanca y viscosa del centro que vamos extrayendo la iremos echando en una batidora, y cuando esté toda extraída y dentro de la batidora es tan fácil como batirla hasta que adquiera textura de gel. Si lo vamos a usar para cosmética da igual si queda algo de la parte verde exterior ó cáscara, pero si es para uso interno, es decir, para ingerirlo, debemos asegurarnos de que no quede nada de esta parte verde exterior.

Batiendo la pulpa del aloe vera para realizar el gel de aloe de vera.
Batiendo la pulpa para realizar el gel.

6.- Por último lo envasaremos en un bote que tendremos limpio y esterilizado con alcohol, debe ser un bote que tenga tapadera, preferiblemente de cristal. Lo conservaremos en la nevera. Dura tres días (y uno ya lo hemos pasado quitando la aloína), porque a partir del tercer día empieza a oxidarse y perder propiedades. Así que si no lo vamos a usar todo, podemos meterlo en cubiteras de hielo en el congelador y así durará muchos meses. Y ya tenemos listo nuestro gel de aloe vera puro casero y natural.

Gel aloe vera casero terminado de hacer.

2.- Cómo hacer polvo de aloe vera puro casero y conservarlo.

1.- Cogemos la parte verde que le hemos quitado a las hojas al pelarlas y que habíamos reservado y las tenemos que secar. Para ello si disponemos de una deshidratadora podemos usarla, en caso contrario también podemos ponerlas al sol tapadas con un trapo, para que no se posen bichitos encima, y secarlas al sol, introduciéndolas dentro por la noche si es necesario (me refiero a que a veces por la noche dependiendo de la época del año hay más humedad). Y la tercera opción que es la que yo usaré es secarlas dentro del horno (ya que no tengo deshidratadora y aquí ahora no hace sol).

2.- Para utilizar la opción del horno, se corta en tiritas finitas y se pone en una bandeja de horno entre 50ºC ó 70ºC (yo las he puesto a 60ºC), ó 150º-170º Fahrenheit. Y se espera entre 5 ó 6 horas aproximadamente hasta que se sequen. El punto es hasta que estén crujientes al partirlas con la mano. No se debe elevar la temperatura más porque de lo contrario la quemaríamos y saldría un polvo negro que además a altas temperaturas habría perdido si no todas, casi todas sus propiedades y principios activos.

Colocando las tiritas del exterior de la penca del aloe vera en la bandeja de horno para secarla.
Colocando las tiritas en la bandeja de horno.

3,. Una vez secas se introducen en una picadora, un molinillo, ó incluso en la batidora, y se elabora un polvo muy fino.

Tiritas del exterior de la hoja ya secas en la picadora.

4.- Elaborado ya nuestro polvo de aloe vera puro casero y natural lo guardaremos en un bote con tapadera, preferiblemente de cristal, y lo pondremos en un lugar seco y preferiblemente oscuro, si se siguen todas estas indicaciones el polvo se conserva en buen estado aproximadamente un año. Aunque seguro que lo gastaremos antes dado que sale muy poca cantidad. De hecho os pongo la foto del bote donde lo he envasado por detrás, ya que no tiene ahí etiqueta y se aprecia mejor la cantidad que obtenemos de tres pencas grandes.

Bote con el polvo de aloe vera que ha salido de las tres pencas.
Bote con el polvo de aloe vera de las tres pencas.

3.- Posibles maneras de utilizar el gel y el polvo de aloe vera puro casero que hemos preparado.

El gel de aloe vera puro lo podemos usar directamente tanto para uso externo como interno, es decir, podemos aplicarlo directamente en nuestra piel ó cabello para aprovechar sus propiedades, ó incluso ingerirlo en zumos .

También podemos usarlo de manera indirecta, es decir, añadiéndolo como parte de nuestras cremas, champús, geles, etc. Y para ingerirlo de manera indirecta se pueden hacer por ejemplo cubitos de hielo que añadimos a nuestros zumos.

En cuanto al polvo del aloe vera se suele usar de manera indirecta en la cosmética natural, es decir añadiéndolo a nuestros preparados, que pueden ser más elaborados como por ejemplo cremas ó champús con diversos ingredientes; ó más sencillos como por ejemplo añadirle un aceite de tu preferencia y usarlo como exfoliante ó incluso como mascarilla, para usarlo como mascarilla también podemos añadirle simplemente agua hasta formar una pasta.

Gel y polvo de aloe vera caseros.
Gel y polvo de aloe vera caseros.

Estas son sólo unas ideas orientativas de uso, ¿Cómo se te ocurre usarlo a ti? ¿usas ya el aloe vera? Si no lo haces comienza a hacerlo y no te arrepentirás, cuéntame abajo tus dudas ó experiencias en comentarios.

¡Hasta la próxima receta!

Settings